martes, 31 de mayo de 2011

Artículo: Qué preguntas puede hacer el esposo...?


Mi post de unas semanas atrás sobre "Cuál sería una excelente manera de amar a tu esposa?", trajo consigo la solicitud de más preguntas que puedan iniciar buenas conversaciones de discusión entre un esposo y su esposa. Una de las solicitudes provino de un querido pastor amigo mío que está preparando unas vacaciones especiales con su esposa y quiere tener varias conversaciones fructíferas con ella durante ese tiempo. Aquí están las que le envié a él y pensé poner a disposición de aquellos de ustedes que estaban pidiendo otras preguntas con igual intención.

Aquí hay 10 preguntas adicionales que los esposos pueden y deben hacer a sus esposas si quieren estudiar, aprender y comprender cómo amarlas y cuidarlas mejor. Notarán que algunas son específicas para pastores y sus esposas.

- ¿Qué puedo hacer para que te sientas amada y apreciada por mí?

- ¿Qué puedo hacer para hacerte sentir que me gusta estar contigo más que con cualquier otra persona?

- ¿ Qué cosas puedo hacer para animarte espiritualmente?

- ¿Qué puedo hacer para ayudarte a aliviar el estrés de las responsabilidades de cada día?

- ¿Cómo puedo servirte mejor en el trato con nuestros hijos?

- ¿Qué puedo hacer para aumentar tu deseo de intimidad física?

- ¿Qué puedo hacer para hacerte sentir que nuestra familia es prioritaria sobre mi ministerio?

- ¿Qué puedo hacer para hacer que crezca tu amor por servir a nuestra iglesia?

- ¿Cuales son los momentos que más valoras cuando nos reunimos como familia?

- ¿Qué es lo que más te gusta de servir juntos en el ministerio? ¿Cual sería el mayor reto?

Esposos y pastores, espero que estas preguntas provoquen discusiones útiles y fructíferas que les lleven a amar más y a gozarse más con la mujer de su juventud, así como a equiparlos para que las amen de una manera en que ellas se sientan especialmente amadas y cuidadas.

Soldados en una guerra santa


Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad.

Efesios 6:14


Nuestra sociedad no contribuye a que las personas sean más semejantes a Cristo. Vivimos en lo que se ha calificado de una cultura en la que todo se percibe por los sentidos porque la mayoría de las personas están más interesadas en las emociones placenteras que en los esfuerzos productivos; buscan más la comodidad que la realización. Tal perspectiva ha influido aun en la iglesia, que sufre de una apatía que causa consternación. Hemos olvidado que somos soldados en una guerra santa.

Como lo indica el versículo de hoy, lo primero que un soldado se ponía antes de entrar en batalla era un cinturón alrededor de su cintura. Lo ceñía tanto como podía y tiraba de las puntas de su túnica hacia arriba por el cinturón de modo que pudiera tener completa libertad de movimiento en el combate cuerpo a cuerpo. El cinto de la verdad no es una pieza de la armadura, porque no puede protegernos directamente. Pero sí indica que tenemos que pensar seriamente en la batalla y procurar alcanzar la victoria.


Tomado de Gracia a Vosotros

lunes, 30 de mayo de 2011

Meditación: La vida en comunidad


Salmo 133

Sobre este tema mucho se ha escrito y enseñado, pero observamos como cada día las personas se van aislando más y más, dejándose arrastrar por el trabajo, que requiere interminables horas y nunca se termina. Hoy en día todos tenemos que batallar para poder disfrutar de un buen tiempo de calidad y cantidad con nuestros familiares y amigos, es por esto que nos vemos en la necesidad de recordarnos a nosotros mismos y a familiares, amigos y hermanos en la fe la importancia que Dios le otorga a estar y vivir en comunidad y unidad.

Desde el principio, en el Génesis, vemos a Dios que está en comunidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo (Gén 1:26), no porque tuviera la necesidad de alguien más, sino para dejarnos ejemplo de la necesidad del hombre de estar en comunión con los demás. Cuando crea al hombre, dijo: no es bueno que el hombre esté solo (Gén 2:18) y creó ayuda idónea para él. Después vemos que la historia del hombre se desarrolla en comunidades, pueblos y tribus, y muy rara vez vemos a un hombre en solitario, excepto por mandato divino. La norma es que vivamos en comunidad.

David dice en el Salmo 133 que es es delicioso y bueno habitar en unidad y armonía. Es bueno porque hacemos una buena representación de Dios como Su cuerpo, es bueno y maravilloso porque podemos así cumplir la ley de Cristo de llevar las cargas los unos por los otros y sostener al que ha caído (Gálatas 6). Es necesario porque podemos proclamar a otros lo que Dios está haciendo en nuestras vidas y en la de nuestros semejantes. Es bueno, porque al mostrar amor por la comunidad de cristianos, local y mundial, conocerán que somos hijos de Dios.

Es refrigerio a nuestra alma, porque Dios usa a otras personas para confrontar nuestros pecados y formar la imagen de Dios en nosotros. También utiliza a nuestros hermanos para sacar el foco de nuestras vidas y ocuparnos un poco de los demás. Vivir en comunidad nos provee de un lugar donde podemos venir y pedir oración por nuestros problemas y orar por los demás, es decir, que nos permite presentarnos delante de Dios para ponernos en la brecha por nuestros hermanos. Nos da el beneficio de poder sentirnos amados y queridos por el Padre y por nuestros hermanos.

Es un escape y un aliento para recargar energía, reposar del trajín de trabajo y de la vorágine de este mundo.

Vivir en comunidad no es una opción para el cristiano.

Los enemigos de la cruz


Por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo.

Filipenses 3:18


Los más peligrosos enemigos de la causa de Cristo no son quienes se oponen públicamente al evangelio, sino quienes simulan ser amigos de Cristo, dicen identificarse con Él y, en algunos casos, llegan a puestos de liderazgo espiritual.

Estar en guardia contra los enemigos ocultos es un tema constante en el Nuevo Testamento. Jesús dijo "Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces" (Mt. 7:15). También predijo que en los últimos días "muchos falsos profetas se levantarán, y engañarán a muchos" (Mt. 24:11).

El apóstol Pablo se enfrentó constantemente a la influencia de los falsos maestros. Les advirtió a los ancianos de Éfes "Por tanto, velad, acordándoos que por tres años, de noche y de día, no he cesado de amonestar con lágrimas a cada uno" (Hch. 20:31). ¿Quiere saber cómo adquirir la capacidad de distinguir a los enemigos de la cruz? Conozca la Palabra. Si usted no conoce la Palabra, se arriesga a que lo engañen.


Tomado de Gracia a Vosotros

domingo, 29 de mayo de 2011

Artículo: Una A asegurada


Mi amigo Steve Brown cuenta una historia sobre su hija Robin cuando estaba tomando un curso de Literatura Inglesa muy difícil del cual quería salir desesperadamente.

Desde el mismo primer día ella pensó: "Si no retiro esta materia, voy a fracasar. Las demás personas en esta clase son mucho más inteligentes que yo. No doy para hacer esto". Ella llegó a su casa y con lágrimas en los ojos, le suplicó a su padre que la ayudara a salirse de esta clase para mejor tomar un curso regular de Inglés. Steve le dijo: "Por supuesto".

Ninguna amenaza de fracaso

Así que al día siguiente, la llevó a la escuela y fueron a hablar con la Directora del Departamento. Steve recuerda el acontecimiento con las siguientes palabras:

Ella (la Directora) levantó la vista, me vio allí de pie con mi hija y se dio cuenta que Robin estaba a punto de llorar. Habían algunos estudiantes alrededor y como no quería avergonzar a Robin, despidió a los estudiantes diciendo: "Quiero hablar a solas con estas personas". Tan pronto los estudiantes salieron y cerraron la puerta, Robin comenzó a llorar. Le dije: "Estoy aquí para sacar a mi hija de esa clase de Inglés. Es muy difícil para ella. El problema con mi hija es que ella cuida mucho cada detalle de lo que hace. Podría ponerla en una clase regular de Inglés?" La maestra dijo: "Señor Brown, yo la entiendo". Entonces ella miró a Robin y me dijo: "¿Puedo hablar con Robin por un minuto?" Yo le dije: "Claro". Entonces le dijo: "Robin, sé cómo te sientes. Te propongo esto: ¿qué tal si te aseguro una A, no importa lo que hagas en la clase? Si te doy una A, incluso antes de empezar, ¿estarías dispuesta a tomar el curso?" Mi hija no es tonta! Dejó de llorar y dijo: "Bueno, así sí lo podría lograr". La maestra le dijo: "Te voy a dar una A. Ya tienes una A, para que puedas ir a clase con confianza".

Más adelante, la profesora le explicó a Steve lo que había hecho. Le explicó cómo eliminó la amenaza de una mala calificación de modo que Robin pudiera aprender la materia. Robin terminó obteniendo una A en esa clase sin que fuera necesario regalársela.

Jesús nos garantiza una A

Así es como Dios trata con nosotros. Debido a que estamos, ahora mismo, bajo la justicia totalmente suficiente de Cristo que nos ha sido imputada, los cristianos ya tenemos una A. La amenaza del fracaso, del juicio y de la condenación ha sido retirada. Estamos en Él para siempre! Nada que hagamos nos dará una mejor calificación y nada que hagamos bajará nuestra calificación. Hemos sido liberados.

Siendo que el amor de Dios y Su aprobación de ti nunca estará determinada por lo que hagas para Jesús, sino solamente por lo que Él hizo por ti, esto hará que actúes más y mejor, no menos y peor. En otras palabras, la gracia estimula a hacer obras, pero el hacer obras no estimula la gracia.

Si no me crees, pregúntaselo a Robin!


Tomado de The Resurgence

Evitemos la teología centrada en el hombre


De vosotros mismos se levantarán hombres que hablen cosas perversas para arrastrar tras sí a los discípulos.

Hechos 20:30


Muchas fuerzas impiden que comprendamos esta verdad fundamental: "La meta de la vida de todo cristiano es ser más semejante a Cristo". La psicología humanista es una de esas fuerzas. Ella enseña que el hombre existe para su propia satisfacción: debe tener todo lo que cree que necesita y debe satisfacer sus deseos para ser feliz. Como resultado, en muchas iglesias el crecimiento espiritual se iguala a menudo con allanar los problemas de la vida y hallar satisfacción personal.

Esa clase de mentalidad que finalmente lleva a una teología centrada en el hombre, es diametralmente opuesta a lo que la Biblia enseña. La meta de la salvación y de la santificación es que seamos hechos conformes a la imagen de Cristo (Ro. 8:29). Se ha dicho muy bien que la fe mira hacia afuera y no hacia adentro, y que toda la vida está en esa esfera. Cuanto más conoce a Cristo y se concentra en Él, tanto más el Espíritu lo hará semejante a Él. Pero cuanto más se concentra usted en sí mismo, tanto más se distraerá usted de la senda correcta.


Tomado de Gracia a Vosotros

sábado, 28 de mayo de 2011

El fracaso de los líderes


A ninguno tengo del mismo ánimo, y que tan sinceramente se interese por vosotros.

Filipenses 2:20


La historia de la Iglesia pudiera referirse a nuestra época como la del desastroso fracaso en el liderazgo de la iglesia. Se han bajado las normas del liderazgo, y millares han perdido trágicamente su camino.

¿Dónde están los hombres piadosos y veraces? ¿Dónde están los humildes y desinteresados modelos de virtud? ¿Dónde están los ejemplos de la victoria sobre la tentación? ¿Dónde están quienes nos muestren cómo orar y vencer las pruebas o la adversidad?

Tenemos una iglesia estancada y deformada porque hemos perdido de vista a Cristo, su Palabra y al Espíritu. Hemos perdido de vista nuestro claro ejemplo de crecimiento en la vida del apóstol Pablo. Y hemos tolerado una norma de liderazgo más baja que la permitida por la Biblia. La esencia del cristianismo es ser más semejante a Cristo. Se atenderán asuntos tales como las buenas relaciones, el servicio y la evangelización si procuramos alcanzar esa meta santa.


Tomado de Gracia a Vosotros

viernes, 27 de mayo de 2011

No hay secreto alguno para el éxito


Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Lucas 9:62


Nunca he conocido a una persona influyente que haya tenido éxito en cualquier campo empresarial que no estuviera comprometida en alcanzar metas. Quienes influyen en el mundo son investigadores, competidores y ganadores, interesados más en las metas que en satisfacer sus propias necesidades. Todo lo que he aprendido acerca de la vida de grandes líderes cristianos me ha enseñado que no hay secreto alguno para el éxito. Todos ellos hicieron el máximo esfuerzo por alcanzar metas espirituales y no les importó la satisfacción personal durante el proceso.

Es asombroso descubrir cuánto han sufrido los grandes predicadores, los teólogos y los misioneros en el proceso de alcanzar sus metas. Estaban mucho más interesados en seguir a Cristo que en su propia condición. ¿Puede usted decir lo mismo en cuanto a su propio compromiso con Cristo?


Tomado de Gracia a Vosotros

jueves, 26 de mayo de 2011

Un ejemplo excelente


Sed imitadores de mí.

Filipenses 3:17


No hay mejor ejemplo histórico de un cristiano que el apóstol Pablo. Él es una figura dominante en el Nuevo Testamento, de modo que podemos deducir que Dios quiere que imitemos su vida.

Pablo es un dechado de virtudes, adoración, servicio, paciencia a través del sufrimiento, victoria sobre la tentación y buena administración de bienes y relaciones. Él nos muestra cómo un hombre santo se enfrenta a su naturaleza caída, algo que Cristo no podía hacer porque era sin pecado (He. 4:15)

La vida de Pablo es un admirable ejemplo para nosotros. Por eso les dijo a los corintios: "Sed imitadores de mí" (1 Co. 11:1). También elogió a los tesalonicenses diciéndoles: "Vosotros vinisteis a ser imitadores de nosotros y del Señor" (1 Ts. 1:6). Pablo es mi propio ejemplo personal en el ministerio. Observo cómo resolvió las situaciones y trato de reaccionar igual que él.


Tomado de Gracia a Vosotros

miércoles, 25 de mayo de 2011

Citas


Eres salvo por fe, no por frutos; pero nunca eres salvo por una fe sin frutos.

Un buen guía en las montañas


Por tanto, os ruego que me imitéis.

1 Corintios 4:1


Como todos los cristianos son imperfectos, necesitamos el ejemplo de alguien que también sea imperfecto, pero que sepa cómo resolver la imperfección. Tal vez sirva esta ilustración. Supongamos que decido participar en una peligrosa expedición de alpinismo. Un helicóptero deja caer a un guía en la cumbre de la montaña, y este mira hacia abajo y me dice: "Esta es la cumbre. Sube hasta aquí; este es el lugar donde quieres estar". Este guía no sería de tanta ayuda como alguien que vaya subiendo delante de mí y me diga: "Sígueme. Conozco el camino hacia la cumbre".

Cristo nos muestra la meta que debemos alcanzar, pero también necesitamos a alguien que sea ejemplo del proceso de alcanzar la meta. Solo venciendo el pecado podemos ser más semejantes a Cristo, de modo que necesitamos hallar a otro cristiano que también esté luchando para vencer el pecado. Un ejemplo humano y espiritual puede mostrarle cómo afrontar todas las consecuencias de nuestra condición pecaminosa. Comience a buscar y a seguir a un guía espiritual.


Tomado de Gracia a Vosotros

martes, 24 de mayo de 2011

Artículo: Jesus, la iglesia y los sherpas


El 20 de mayo del 2011, muchos dominicanos estuvieron contentos, pues por primera vez en la historia, 2 de sus compatriotas alcanzaban la cima del Everest, el pico más alto del mundo.

En la misma expedición, el mismo día, alcanzaron el summit 14 personas, 8 de ellos eran “sherpas”.

¿Qué son los sherpas?, pues son guías y porteadores nepaleses, que ayudan a los montañistas extranjeros a escalar el Everest. Son peones, son los que cargan los equipos. En otras palabras, estas humildes personas, hacen la misma subida que los extranjeros, pero cargándole los bultos a ellos.

Los sherpas son una especie de “Supermanes”, es cierto que están aclimatados, pero definitivamente hacen el trabajo más duro. No salen en las fotos, ni son recordados como héroes en su nación, pero realmente son gente “dura”.

Si eres pastor o líder de una iglesia cristiana, quisiera hacerte unas preguntas de reflexión. ¿Te ves a ti mismo dentro de la iglesia, como el alpinista que se lleva las fotos?, ¿los hermanos de tu congregación son como “sherpas”, que te hacen el trabajo duro y difícil para que tú sobresalgas?, ¿O deseas ser el “sherpa” de los demás para que ellos puedan alcanzar la cima donde los quiere Dios?.

Los miembros de una congregación, podemos hacernos las mismas preguntas, en definitiva, ¿servimos a los otros o esperamos que nos sirvan? ¿ayudamos a los demás a desarrollarse o sólo esperamos que nos ayuden?.

Para finalizar, una frase del “sherpa” más grande que vino al mundo:
“Porque ni aun el Hijo del Hombre vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos” Marcos 10:45

Todo lo que necesitamos


El reino de los cielos es semejante a un tesoro escondido en un campo, el cual un hombre halla, y lo esconde de nuevo; y gozoso por ello va y vende todo lo que tiene, y compra aquel campo.

Mateo 13:44


El apóstol Pablo tuvo una vida compleja antes de ser cristiano (Fil. 3:4-6). Él trató de cumplir todas las leyes y tradiciones del judaísmo. Trató de hacer varias obras que esperaba se le acreditaran a su cuenta. Pero en todas sus búsquedas, buscaba algo que no podía encontrar. Entonces un día, en el camino hacia Damasco, fue confrontado por el Cristo vivo y comprendió que Él era todo lo que Pablo había estado buscando.

Pablo describe el cambio que hiz "Cuantas cosas eran para mí ganancia, las he estimado como pérdida por amor de Cristo. Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo" (Fil. 3:7-8). Cuando Pablo conoció a Cristo, comprendió que todo lo que estaba en su balance como activo era en realidad pasivo. Halló que Cristo era todo lo que necesitaba.


Tomado de Gracia a Vosotros

lunes, 23 de mayo de 2011

Él está en el libro


Desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, para que por ella crezcáis.

1 Pedro 2:2


Para ser más semejante a Cristo hay que conocer la Palabra de Dios. Hay que saber cómo Cristo vivió cuando estuvo en la tierra, y el único lugar donde aprender eso es en las Escrituras, que son la revelación de Cristo. El Antiguo Testamento prepara la escena para Él, crea la necesidad de Él y predice su venida. Los Evangelios relatan su llegada. El libro de Hechos describe el inmediato efecto de su ministerio. Las epístolas describen la importancia a largo plazo de su vida y ministerio. Y Apocalipsis da detalles de su futura venida y de su juicio de la tierra.

Cristo es el punto central de toda la Biblia, y hay que estudiarla para saber cómo es Él. Muy a menudo estudiamos la Biblia en busca de argumentos teológicos o para responder preguntas. Esas cosas son importantes, pero lo más importante del estudio bíblico es saber más de Cristo para que podamos ser como Él.


Tomado de Gracia a Vosotros

domingo, 22 de mayo de 2011

Artículo: El terrorista y su pornografía


La noticia de que un enorme alijo de pornografía digital fue descubierto en las computadoras tomadas del recinto que habitaba Osama bin Laden fue una gran noticia, pero no una gran sorpresa. Como reporta Scott Shane del New York Times, el descubrimiento "podría alimentar las acusaciones de hipocresía contra el fundador de Al Qaeda, que tenía 54 años y vivía con tres esposas al momento de su muerte".

Bueno, él no es el primer hombre casado que es atrapado con un alijo porno, pero en este caso, Osama bin Laden había acusado reiteradamente a los Estados Unidos de inmoralidad, haciendo especial referencia a la pornografía y las imágenes sexualizadas.


En el 2002, Bin Laden dirigió una "Carta al pueblo estadounidense", en la que atacó las costumbres sexuales de América. En sus palabras:

"Su nación explota a las mujeres como productos de consumo o herramientas de publicidad, llamando a los clientes a comprarlas... Ustedes exhiben a sus hijas desnudas en vallas publicitarias con el fin de vender un producto sin ningún tipo de vergüenza. Ustedes le han lavado el cerebro a sus hijas haciéndoles creer que son libres por usar ropa reveladora, pero en realidad todo lo que han liberado es el deseo sexual de ustedes".

Por supuesto que hay mucho de verdad en su crítica a la cultura de Estados Unidos, pecaminosamente sexualizada y empapada de pornografía. Los estadounidenses deberían estar avergonzados de ser reconocidos por tales exportaciones culturales a otras naciones. Pero viene a ser que los terroristas que acusan a Estados Unidos por su depravación se permiten a sí mismos el uso de pornografía y espectáculos sexuales.

Algunos de los directamente involucrados en los ataques del 11 de septiembre de 2001 habían visitado servicios de entretenimiento sexual explícito sólo unos días antes de los acontecimientos criminales.


¿Qué debemos pensar de esto? La hipocresía no es nada nuevo y somos propensos a divertirnos con ella cuando se descubre en otros. Pero hay otras lecciones mayores. Por un lado, aquellos que se comprometen con el ascetismo y la negación con el fin de ganar o supuestamente merecer la misericordia y el favor de Dios casi siempre se permiten el disfrutar de algunos placeres pecaminosos. Un estudio reciente sobre dietistas, reveló que las personas que hacen dietas rigurosas de alimentos a menudo se permiten otras satisfacciones: un vestido nuevo y caro, un par de horas más de televisión... o algo peor.

El llamados de los cristianos es a la santidad, no a ser ascetas por el simple hecho de ser ascetas. El evangelio nos recuerda que no merecemos nuestra salvación y que no hay nada que podamos hacer para merecerla. Bin Laden y sus asociados deben haber estado convencidos de que Alá perdonaría sus pecados sexuales debido a su fidelidad en la realización de actos de terrorismo en nombre del Islam.

Los cristianos debemos ver esto como una advertencia para que no nos permitamos a nosotros mismos ese tipo de razonamiento. El alijo porno en Abbottabad no es sólo un símbolo de la hipocresía de Osama bin Laden, es también una advertencia para todos nosotros.


Tomado del Blog de Albert Mohler

Comprensión de nuestra meta


El que dice que permanece en él, debe andar como él anduvo.

1 Juan 2:6


La vida cristiana es simplemente el proceso de buscar la semejanza de Cristo, descrita teológicamente como santificación. Jesús dij "Sígueme", y ese mandato sencillo no ha sido sustituido ni mejorado. Seguir a Cristo implica aprender de Él para que podamos ser como Él (Lc. 6:40). Romanos 8:29 dice que Dios nos salvó para que seamos hechos "conformes a la imagen de su Hijo". Por lo tanto, nuestra única búsqueda es ser cada vez más semejante a Cristo.

Algunos pudieran decir que glorificar a Dios o evangelizar a los perdidos son las prioridades más importantes. Pero ser semejante a Cristo glorifica a Dios, y si somos semejantes a Cristo no podemos menos que evangelizar a los demás. Después de todo, Él vino "a buscar y a salvar lo que se había perdido" (Lc. 19:10). Todo lo necesario en la vida cristiana surge de una búsqueda de la semejanza a Cristo.


Tomado de Gracia a Vosotros

sábado, 21 de mayo de 2011

Artículo: Liderazgo del esposo

El liderazgo NO ES:

1. Una cosa de hombres
El liderazgo es diseño de Dios. Es un reflejo de la interacción dentro de la Trinidad. Sea masculino o femenino, el liderazgo es un asunto del corazón que revela la dependencia de Dios de una persona. Tanto hombres como mujeres se encontrarán en situaciones de liderazgo en un momento u otro y deberán hacerlo de una manera bíblica y a menudo contra cultural. Sin embargo, este artículo estará centrado en como se ve el liderazgo de un marido sobre su esposa.


2. Elevación
Los hombres pueden ser tentados a creer que el liderazgo de alguna manera les coloca en una posición más elevada. No, esto no les otorga un estatus de primera clase. La igualdad de Cristo con Dios estaba asegurada en la divinidad, pero fue la disposición de entregar su vida, de acuerdo con el plan de redención de su Padre, lo que que hizo que el Padre le exaltara hasta lo sumo. El más alto llamado del hombre es liderar de una manera en que no se exalte a sí mismo, sino que refleje el ejemplo de auto-sacrificio de Cristo, de provisión humilde y de protección a su esposa.


3. Levantar la voz
Cuando el liderazgo se presenta como una opresión fuerte y dominante, tanto el hombre como la mujer pierden. Dios declaró que el hombre necesita una ayuda, una voz además de la suya para escuchar. Cuando él pretende utilizar su liderazgo para reprimir las voces que Dios ha puesto en su vida , está suprimiendo lo que Dios ha dicho que él necesita. El liderazgo del esposo debe cuidar que su boca no sea más activa que sus oídos, de manera que pueda escuchar las palabras de gracia que Dios ha provisto por medio de su esposa.


4. Orgullo
A un hombre orgulloso le será muy difícil liderar a su esposa. El hombre orgulloso no confiá su vida activamente a Dios, lo que hace casi imposible que una mujer confíe en él. El liderazgo orgulloso lleva a la mujer a la desconfianza y al temor.


5. Un llamado a ser el amo
Ser líder no significa ser el dueño del negocio. Un esposo líder es un marido que sirve. El liderazgo dice, como lo hizo Jesús: "el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos". Aún en las circunstancias más difíciles, el servicio fluye del corazón de un marido que busca dar la vida por su esposa, como Cristo lo hizo por Su iglesia.


6. Limitar
Cuando el liderazgo de un hombre es tan inmenso que su esposa se pierde en el, es porque él la ha tenido a menos. El liderazgo debe ser un lugar donde la esposa pueda florecer bajo la protección y el cuidado de su marido. Un lugar donde ella sabe que su corazón va a ser escuchado, sus dones honrados y su dignidad respetada. El liderazgo de un hombre no debe limitar su esposa, sino animarla a expresar sus dones y su creatividad para la gloria de Dios y el beneficio de los demás.


7. Inconsciencia
El que un hombre sea el líder no quiere decir que esté intelectualmente dotado. Un hombre que entiende el peso que implica su liderazgo no tratará de llevarlo a cabo en base a su propio razonamiento, sino que será un discípulo diligente, que escudriña la Biblia para informarse sobre la manera en que Dios lo ha llamado a dirigir.


8. Debilitamiento
La fuerza da a luz la fuerza. Un marido cuya dirección es humilde, amorosa y abnegada no debilitará a su esposa, sino que la fortalecerá. Mientras ella vea un liderazgo amoroso y desinteresado, esto no la reducirá a la condición de una alfombra, sino que la animará a continuar confiando en el cuidado y dirección de su esposo. Un buen líder fortalecerá a sus seguidores de manera que los aliente a que voluntariamente se coloquen bajo la autoridad de otro.

9. Autonomía
El liderazgo no es auto-regulado ni auto-suficiente. Los esposos deben reconocer que ellos también están bajo una dirección más alta y deben tener su corazón postrado ante Dios. Un marido que lidera con sabiduría y con gracia siempre tendrá un corazón arrodillado en sumisión a Cristo.

10. Auto-centrada
El liderazgo que honra a Dios no tiene que preocuparse por el cuidado de sí mismo. El esposo líder no pregunta, "¿Qué hay para mí?", sino: "¿Cómo puedo servir con mi vida a Dios y a mi esposa?"



Tomado de Beggar to Beggar

Sea constante


En aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla.

Filipenses 3:16


No se puede ganar una carrera sin un esfuerzo constante porque la semejanza a Cristo es una búsqueda constante. El verbo griego para "sigamos" se refiere a caminar en fila. Pablo estaba diciendo que tenemos que permanecer espiritualmente en la fila para seguir hacia adelante por los mismos principios que nos han llevado hasta aquí.

¿Está yendo hacia adelante? ¿O está detenido en un sitio mirando hacia atrás y defendiéndose? Tal vez necesite renovar su compromiso. Si usted no conoce a Jesucristo, entonces comience a crecer al recibirlo como Señor y Salvador. Si usted lo conoce pero no ha estado creciendo espiritualmente, pídale a Dios que lo perdone y lo ayude a seguir hacia la perfección. ¡Qué todos nos consagremos a la meta de ser tan semejante a Cristo como podamos hasta que lo veamos cara a cara!


Tomado de Gracia a Vosotros

viernes, 20 de mayo de 2011

Citas


La Biblia no es un registro de personas buenas que merecieron la bendición de Dios, sino de personas malas que recibieron la bendición de Dios porque Cristo la ganó para ellos.

(Su apellido se pronuncia chi-ví-yan")

Dependa de los recursos divinos


Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios.

Filipenses 3:15


Lamentablemente, en todas las iglesias hay cristianos contentos con su estado espiritual. En vez de reconocer su necesidad, invierten sus energías justificando el nivel que han alcanzado.

El versículo de hoy esencialmente dice que, si algunos creyentes no comprenden todavía la importancia de buscar el crecimiento, Dios tendrá que revelársela. Pongo todo mi corazón en mis mensajes, pero comprendo que algunos de mis oyentes seguirán sin consagrar su vida. Cuando se llega a ese punto con alguien a quien se está ayudando, hay que pedirle a Dios que se revele a esa persona.

En la búsqueda de Cristo, todos tenemos que depender de los recursos divinos. Habrá momentos en la carrera en los que usted no tenga la debida actitud, y Dios tendrá que revelarle eso a fin de que usted pueda seguir adelante.


Tomado de Gracia a Vosotros

jueves, 19 de mayo de 2011

Motivación espiritual


Prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.

Filipenses 3:14


La meta del apóstol Pablo era ser semejante a Cristo. Él sabía que recibiría su recompensa cuando llegara el supremo llamamiento de Dios. Al igual que Pablo, no alcanzaremos la meta de la semejanza a Cristo en esta vida, pero la recibiremos en la vida futura: "Aún no se ha manifestado lo que hemos de ser; pero sabemos que cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque le veremos tal como él es" (1 Jn. 3:2).

El supremo llamamiento de Dios es nuestra motivación para correr la carrera. Debemos vivir pensando que se nos puede llamar en cualquier momento a la presencia de Dios, donde recibiremos nuestra recompensa eterna. Éramos pecadores camino del infierno cuando Dios nos escogió en su soberanía para salvación a fin de hacernos eternamente como su propio Hijo. ¡Qué gracia inefable! ¡Qué motivación para alcanzar la meta!


Tomado de Gracia a Vosotros

miércoles, 18 de mayo de 2011

Concéntrese


Yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hag olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.

Filipenses 3:13


Un atleta que corre en una carrera debe fijar los ojos en algo que está delante de él. No puede mirarse los pies o caerá de bruces. No puede distraerse con los otros corredores. Tiene que concentrarse en la meta que tiene delante.

La notable concentración de Pablo era el resultado de dos cosas. En primer lugar, optó por olvidar "lo que queda atrás". Eso incluye las cosas buenas y las malas. Quiere decir que no debemos extendernos en las obras y las realizaciones virtuosas más de lo que debemos pensar en los pecados y fracasos pasados. Lamentablemente, muchos cristianos están tan distraídos por el pasado que no hacen ningún progreso actual.

En vez de mirar al pasado, Pablo se concentró en el futuro. Al decir "extendiéndome", describe a un corredor que estira cada uno de sus músculos para alcanzar la meta. Para hacer eso tiene que eliminar las distracciones y concentrarse solo en la meta que tiene por delante. ¿Tiene usted esa concentración en su deseo de ser semejante a Cristo?


Tomado de Gracia a Vosotros

martes, 17 de mayo de 2011

Citas


La ansiedad no le quita dolor al día de mañana. Sólo le quita fuerzas al día de hoy.

El máximo esfuerzo


Prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.

Filipenses 3:12


El crecimiento espiritual no es un ejercicio intermitente; debe ocupar todo el tiempo. En realidad, la palabra griega para "prosigo" se empleaba para describir a un corredor de carreras cortas, y se refiere a un enérgico esfuerzo. Pablo estaba corriendo con todas sus fuerzas, distendiendo todos los músculos espirituales a fin de ganar el premio (cp. 1 Co. 9:24-27). También dijo que debemos pelear "la buena batalla de la fe" (1 Ti. 6:12)

Esa perspectiva no estaba limitada a Pablo. El autor de Hebreos escribió: "Despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante" (He. 12:1).

Nuestra búsqueda vitalicia es ser semejantes a Cristo. El correr esa carrera exige el máximo esfuerzo en el uso de los medios de gracia Dios nos ha dado.


Tomado de Gracia a Vosotros

lunes, 16 de mayo de 2011

No lo que debo ser


No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto.

Filipenses 3:12


Aun no somos lo que debemos ser, lo que podemos ser ni lo que seremos cuando veamos al Señor. Nuestra carrera espiritual comienza con un sentido de insatisfacción. Pablo comenzó su carrera sabiendo que no había llegado.

Puedo repetir ese testimonio de Pablo. Después de muchos años de andar con el Señor y de participar en el ministerio, estoy muy consciente de que no soy lo que debo ser. Como cualquier otro creyente, sigo en el proceso de crecimiento. Las personas que se sienten satisfechas con lo que son espiritualmente han alcanzado un punto peligroso. Es probable que sean insensibles al pecado y que tiendan a defenderse cuando debieran reconocer su debilidad y buscar ayuda.

El crecimiento espiritual comienza como cualquier carrera. El corredor sabe la distancia que tiene que correr y pone el mayor esfuerzo en la línea de llegada. La meta de Pablo era llegar a ser perfecto, pero el saber que no la había alcanzado no lo desanimaba. Y tampoco debe desanimarlo a usted.


Tomado de Gracia a Vosotros

domingo, 15 de mayo de 2011

Video: Obama y el cristianismo




Noten que este video está publicado por una institución que está a favor de lo que el presidente expresa. Jocosamente, el nombre de este grupo es "Yoísmo". De más está decir que es un grupo que sólo se interesa en ellos mismos y sus propias creencias postmodernistas.

Es posible la perfección?


Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos.

1 Juan 1:8


La falsa doctrina del perfeccionismo enseña que hay algún momento después de la conversión cuando se erradica la naturaleza pecaminosa del creyente. Pero según el versículo de hoy, y sobre todo en el enfoque del apóstol Pablo al tema de Filipenses 3:12-16, la perfección en esta vida es solo una meta, no una realización. Debemos buscarla, pero nunca la alcanzaremos en la tierra.

Pablo rechazó el perfeccionismo al llamarnos a que busquemos el premio que solo se puede obtener plenamente en el cielo. Confesó que él mismo no había alcanzado la perfección, ¡y escribió a los filipenses casi treinta años después de su conversión! Tal vez fuera el cristiano más consagrado que haya vivido. Si después de treinta años no era perfecto, sin duda ninguno de nosotros puede decir que lo sea.


Tomado de Gracia a Vosotros

sábado, 14 de mayo de 2011

Citas


La mayoría de las personas que aprecian a sus pastores nunca se lo hacen saber. La mayoría de las personas que no aprecian a sus pastores, se lo hacen saber. Así que tómate un momento y escríbele una nota o un email a tu(s) pastor(es) para que ayudes a combatir a los negativos.

Citas


Lo importante no es lo que obtengo al final de la espera, sino en quién me convierto mientras espero.


Paul Tripp estará en Republica Dominicana del 7 al 9 de julio en la Conferencia Oasis 2011

Las bendiciones del crecimiento


Para que en todo adornen la doctrina de Dios nuestro Salvador.

Tito 2:10


Como los cristianos ya tenemos derecho al cielo y alcanzaremos un día la perfección en la presencia de Dios, ¿por qué es necesario el desarrollo espiritual? Hay varias razones.

En primer lugar, glorifica a Dios.

En segundo lugar, prueba la salvación. El cambio externo muestra un cambio interno del corazón.

En tercer lugar, es un buen testimonio. El crecimiento espiritual muestra la verdad de Dios para que otros la vean.

En cuarto lugar, da seguridad. Cuando progresamos espiritualmente, vemos a Dios obrando en nuestra vida, y eso contribuye a nuestra confianza en nuestra salvación (2 P. 1:10).

En quinto lugar, nos libra de tristeza innecesaria. La falta de crecimiento hacia la santidad resulta solo en dolor y tristeza.

En sexto lugar, protege de reproche la causa de Cristo.

Y por último, nos hace útiles para servir en la iglesia.

Así que siga creciendo y sea una bendición para quienes usted conozca.


Tomado de Gracia a Vosotros

viernes, 13 de mayo de 2011

sinExcusas Versión 2.0


Anunciamos nuestra segunda reunión de sinExcusas. La fecha será el próximo sábado 11 de junio. Reserva la fecha en tu agenda para que vengamos los hombres de la IBI de rodillas delante de Dios. Puedes invitar a cualquier hombre (creyente o no; miembro de la IBI o no) a participar con nosotros.

VaronilMente por email


Ahora puedes recibir en tu buzón de email cada artículo que posteamos. Sólo tienes que registrar tu dirección en el cuadro correspondiente de la columna izquierda donde dice: "Registra tu dirección aquí" y estarás recibiendo nuestros artículos, devocionales e informaciones al momento de ser publicados.

Abundante consolación


De la manera que abundan en nosotros las aflicciones de Cristo, así abunda también por el mismo Cristo nuestra consolación.

2 Corintios 1:5


Cuando sufrimos, Cristo está con nosotros para consolarnos en nuestra angustia. El grado hasta el cual ha experimentado el mismo sufrimiento, y aun más, es la razón de que pueda consolarnos.

La prueba de su carácter es su reacción ante los tiempos más severos de sufrimiento y persecución. Cuando el sufrimiento se vuelve demasiado intenso, lo más fácil es enojarse y culpar a Dios. Cuando la persecución se vuelve demasiado severa, lo más fácil es transigir en la fe. El reaccionar de cualquiera de esas formas hará que usted se pierda la más abundante comunión que puede tener. Es que los momentos más profundos de comunión espiritual con el Cristo vivo son resultado directo del intenso sufrimiento.

El sufrimiento siempre nos lleva a Cristo porque encontramos en Él a nuestro misericordioso Sumo Sacerdote que se compadece "de nuestras debilidades" (He. 4:15) y que "es poderoso para socorrer a los que son tentados" (2:18). Así que considere sus sufrimientos como oportunidades de ser bendecido por Cristo mientras halla consuelo en su comunión.

jueves, 12 de mayo de 2011

Artículo: Que significa "orad sin cesar"?


"Orar sin cesar" significa por lo menos tres cosas.

En primer lugar, significa tener un espíritu de dependencia, que debe estar presente en todo lo que hacemos. Este es el verdadero espíritu y la esencia de la oración. Así que, aun cuando no le estemos hablando conscientemente a Dios, debe haber una dependencia profunda y duradera de lo que se teje en el corazón de la fe. De esa manera, "oramos", o nos mantenemos en el espíritu de la oración continuamente.

En segundo lugar, y creo que esto es lo que Pablo más tenía en su mente, orar sin cesar significa orar repetidamente y con frecuencia. Me baso en el uso de la palabra "sin cesar" en Romanos 1:9, donde Pablo dice: "Porque testigo me es Dios, a quien sirvo en mi espíritu en el evangelio de su Hijo, de que sin cesar hago mención de vosotros siempre en mis oraciones". Podemos estar seguros de que Pablo no mencionaba a los romanos en cada minuto de su vida diaria o en cada minuto de sus oraciones. Él oraba por muchas otras cosas. Pero el los mencionaba una y otra vez, y con frecuencia. Así que "sin cesar" no significa que mental o verbalmente, tenemos que estar orando con voz audible cada minuto del día, sino que debemos orar una y otra vez, frecuentemente. Nuestro estado mental por
default debe ser: “Oh Dios, ayuda ...”

En tercer lugar, orar sin cesar significa no renunciar a la oración. Nunca llegues a un punto en tu vida donde ceses completamente de orar. No abandones al Dios de la esperanza y digas: “de nada sirve orar”. Jesús está muy interesado en que aprendamos esta lección. El introdujo una de sus parábolas con estas palabras: “También les refirió Jesús una parábola sobre la necesidad de orar siempre, y no desmayar”. El sabía que nuestra experiencia en la oración nos tentaría a querer abandonar por completo. Por eso, al igual que el apóstol Pablo, nos dice: No te desalientes. Sigue orando. No pares.

Citas


Satán tiembla cuando ve al más débil de los santos sobre sus rodillas.

El poder de la resurrección


A fin de conocerle, y el poder de su resurrección.

Filipenses 3:10


La resurrección de Jesucristo mostró gráficamente la extensión de su poder. Ese es el poder que el apóstol Pablo quería experimentar porque comprendía que no podía vencer al pecado con sus propias fuerzas.

El poder de la resurrección de Cristo resuelve el pecado en nuestra salvación. Experimentamos el poder de su resurrección en la salvación. Somos sepultados con Cristo en su muerte, y resucitamos con Él para que "andemos en vida nueva" (Ro. 6:4).

Pero para derrotar al pecado cada día, necesitamos que el poder de su resurrección sea nuestro recurso. Necesitamos su fortaleza para servirle fielmente, para vencer la tentación, para triunfar en las pruebas y para dar testimonio con valor. Solo cuando establezcamos nuestra relación con Cristo y recibamos su fortaleza tendremos la victoria sobre el pecado en esta vida.

miércoles, 11 de mayo de 2011

Artículo: Cómo criar un delincuente

Alegadamente, este artículo fue publicado por la Policía de Houston, Texas en 1958. No sé que tan válido sea ese dato sobre su procedencia, pero lo que es evidente es que ha sido alterado a través de los años. En todo caso, su contenido es algo en lo que deberíamos pensar seriamente todos aquellos que estamos criando.

1. Comienza desde la infancia dándole al niño todo lo que pida, de esta manera tu hijo creerá pensando que tiene derecho a obtener todo lo que desea.

2. Cuando aprenda palabras groseras, celébraselo con risas, esto le hará pensar que es muy gracioso e ingenioso y que el vocabulario vulgar divierte a la gente y se esforzará por incrementar su repertorio de malas palabras.

3. Nunca le des instrucción espiritual alguna, espera a que él sea mayor de edad para que decida por sí mismo lo que quiera creer. Bajo esta misma lógica, entonces, tampoco le enseñes el idioma español. Mejor déjalo que él decida el idioma de su preferencia cuando sea adulto.
No reprendas ni disciplines a tu hijo por su mal comportamiento, "podría dañar su auto estima". De esta manera tu hijo crecerá pensando que no existen reglas en la sociedad.

4. Evita el uso de la palabra "incorrecto". Puede crear en él un complejo de culpa. Esto lo preparará para que, cuando lo arresten por robarse un carro o por asaltar a una mujer, piense que la sociedad está en contra de él.

5. Recoje todo lo que tu hijo deje tirado en la casa y en su cuarto, de esa manera crecerá creyendo que otros deben hacerse cargo de sus responsabilidades.

6. Déjalo que vea y lea todo lo que quiera. No te preocupes por lo que pase por su mente. De esta manera crecerá con una mentalidad "abierta y desinhibida" y de paso aprenderá a llenar su mente de basura.

7. Pelea con tu pareja delante de tus hijos, de este modo estarán preparados para vivir en hogares destruidos. Además, así crecerán con mucha rabia dentro de ellos.

8. Dale a tu niño todo el dinero que pida, de esta manera crecerá pensando que obtener dinero es fácil, no aprenderá a ganarlo por sí mismo y no dudará en robar para conseguirlo.

9. Satisface todos sus caprichos en cuanto a comida, bebida, comodidad y deseo del tacto, porque si le dices que no, se frustrará. Si el niño llora, déjate chantajear. Dale lo que quiera con tal de que se calle.

10. Ponte de parte de él, cuando tenga problemas con vecinos, maestros y policías, creerá que él siempre tiene la razón y que los demás están prejuiciados contra él.

11. Cuando él esté metido en grandes problemas, entonces defiéndete y dí: "Es que yo nunca pude con este muchacho!"


El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; más el que lo ama, desde temprano lo corrige. Proverbios 13:24


La vara y la corrección dan sabiduría; más el muchacho consentido avergonzara a su madre. Proverbios 29:15


No rehúses corregir al muchacho; porque si lo castigas con vara, no morirá. Lo castigarás con vara, y librarás su alma del seol (infierno). Proverbios 23:13-14


La debida justicia


No teniendo mi propia justicia, que es por la ley, sino la que es por la fe de Cristo.

Filipenses 3:9


Conocer a Jesucristo es tener su justicia, su santidad y su virtud imputadas a nosotros, lo que nos hace justos delante de Dios.

En los primeros años de su vida, el apóstol Pablo trató de alcanzar la salvación por el apego estricto a la ley. Pero cuando fue confrontado por la admirable realidad de Cristo, estuvo dispuesto a cambiar toda su justicia propia y moralidad externa, buenas obras y ceremoniales religiosos por la justicia concedida a él mediante la fe en Cristo. Pablo estuvo dispuesto a perder la débil y descolorida vestidura de su reputación si podía ganar el espléndido e incorruptible manto de la justicia de Cristo.

Ese es el mayor de todos los beneficios porque garantiza nuestra posición delante de Dios. Es el don de Dios para el pecador el apropiarse por fe de la obra perfecta de Cristo, que satisface la justicia de Dios.

martes, 10 de mayo de 2011

Comunión íntima


Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen.

Juan 10:27


El apóstol Pablo enseñó a los efesios que una de las funciones de la iglesia es preparar a las personas en el "conocimiento del Hijo de Dios" (4:13). Aquí la palabra conocimiento se refiere al conocimiento pleno, correcto y preciso. Ese es el conocimiento del que Jesús habló en el versículo de hoy. No se refería al simple conocimiento de sus identidades, sino a conocerlos íntimamente, y esa es la manera en la que Él quiere que las personas lo conozcan.

El deseo de Pablo es que todos los creyentes desarrollen ese profundo conocimiento de Cristo al establecer una relación con Él mediante la oración y el fiel estudio de la Palabra de Dios y la obediencia a ella. El crecer en ese mayor conocimiento de Cristo es un proceso de toda la vida que no terminará hasta que veamos al Señor cara a cara.

lunes, 9 de mayo de 2011

Artículo: Cuál sería una excelente manera?


Mientras estábamos en Gran Caimán la semana pasada en nuestro viaje de 15 aniversario de casados, tuvimos un tiempo increíble con grandes conversaciones durante toda la semana. Una en particular vino por esta pregunta que trato de hacerle con regularidad, pero que hacía mucho tiempo que no se la hacía. La pregunta era: "¿Qué cosa puedo hacer para que te sientas más amada y apreciada por mí?" Maridos, ¿están listos para lo primero que me dijo?

"Que seas consciente de las pequeñas cosas que haces día a día que deshacen aquello en lo que me he pasado todo el día trabajando".

¿Que?! Así es señores. No es regalarle flores. No es dejarle tarjetas románticas de sorpresa. No es que la invites a salir con regularidad. Su respuesta me sorprendió. Por eso le pregunté más. Me explicó cómo gasta tanto tiempo en limpiar y recoger el desorden de nuestros hijos durante todo el día sólo para que ellos vuelvan y lo desorganicen.

Así, ella me ayudó a entender el desaliento que siente, cuando llego a casa del trabajo y lo primero que hago es tirar sin cuidado todas mis cosas en la mesa que había limpiado ya 5 veces. Ella me hizo ver que cuando hago esas cosas inconscientemente le doy a entender que no me importa en absoluto lo que ella ha hecho para hacer de nuestra casa un ambiente cálido, recogido y un lugar de descanso. Ella tenía razón. Y me lo dejo más claro aún cuando dijo: "Sería como que yo me sentara al final del día y borrara varias páginas de tu sermón, porque vi que estabas trabajando en eso pero no me parecía muy importante. Ay! Ella tenia un punto.

Mi esposa reconoce que he mejorado en traerle flores, tarjetas y en sacarla a pasear, cosa que ella aprecia mucho, pero no había podido darme cuenta de cómo esas cosas las vuelvo menos significativas cuando le entrego un regalo pero le dejo las cosas tiradas en la mesa con un desprecio total por su esfuerzo de todo el día.

La lección a aprender, señores, es que nos aseguremos de que no nos estemos esforzando por amar a nuestras esposas y al mismo tiempo haciendo cosas que las hagan sentir menospreciadas. Sería como invitarlas a cenar fuera y tener una pelea en el restaurante. O traerle flores y luego hacer un comentario desagradable sobre dónde las colocó.

Por eso, creo que volví de nuestras vacaciones siendo un hombre más sabio y más agradecido que nunca de la mujer con que me casé hace ya 15 años. Esas formas obvias, creativas y románticas de amar a nuestras esposas son buenas y debemos hacer un hábito de ellas en nuestro matrimonio. Pero no descuidemos las pequeñas cosas. El hecho de que no nos importen mucho a nosotros, no significa que no les importen a nuestras mujeres, que pasan la mayor parte de su jornada trabajando para servirnos y cuidarnos a nosotros y a nuestros hijos.

Así que, hermano, hazle la pregunta esta semana... si te atreves. Luego, mantente haciéndole la misma pregunta pues su respuesta irá cambiando con los años a medida que pasan por las diferentes estaciones de la vida. Seguramente te encontrarás con maneras sorprendentes de amar a tu esposa, maneras que no conocías o que habías descartado por insignificantes. Aunque talvez sea algo que no te esperaras, créeme que querrás saberlo... si realmente quieres saber cómo amar a su esposa de una manera que la haga sentir amada y apreciada.

Señoras, tienen mi permiso para enviarle este post a sus maridos para motivar una conversación que, seguramente, hace mucho tiempo debieron haber tenido.

Tomado de: Practical Shepherding

Nos lleva en triunfo


A Dios gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo en Cristo Jesús, y por medio de nosotros manifiesta en todo lugar el olor de su conocimiento.

2 Corintios 2:14


Hay muchas posibilidades que surgen del sufrimiento injusto por el nombre de Cristo. Dios pudiera usar el sufrimiento de usted para guiar a alguien a Cristo. Pudiera usarlo para ayudarlo a triunfar sobre la persecución demoníaca, o pudiera hacer que otros vean la actitud de usted ante la persecución y reaccionen de la misma manera.

Cualquiera que sea el triunfo de su sufrimiento, puede estar seguro de una cosa: Si usted sufre por el nombre de Cristo, Dios lo levantará y exaltará a su presencia misma. Cristo siempre nos hará triunfar aunque suframos injustamente. No menosprecie la potencialidad del sufrimiento injusto por el nombre de Cristo. ¡Así que soporte cualquier sufrimiento que se le presente teniendo en cuenta su triunfo venidero en Cristo!

domingo, 8 de mayo de 2011

Reinado soberano


Habiendo subido [Cristo] al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.

1 Pedro 3:22


En todo el Antiguo como en el Nuevo Testamento, a la diestra de Dios se presenta como el lugar de preeminencia, poder y autoridad por toda la eternidad. Ese es el lugar adonde fue Jesucristo cuando hubo realizado su obra en la cruz, y allí es donde gobierna hoy.

Romanos 8:34 dice: "Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros". Su posición a la diestra de Dios le da autoridad sobre todas las cosas creadas.

Cristo asumió su posición de supremacía después que "ángeles, autoridades y potestades" se habían sujeto a Él (1 P. 3:22), es decir, cuando Cristo declaró su triunfo a los demonios encarcelados. La cruz y la resurrección fueron los que sometieron a Él a las huestes angelicales. Cuando ascendió al cielo, asumió su debida posición y reina soberano sobre todos.

sábado, 7 de mayo de 2011

Citas


"El Islamismo dominará el mundo". Talvez. Pero los que siguen al Rey crucificado y resucitado heredarán la tierra por siempre.

Una conciencia limpia


¿Cuánto más la sangre de Cristo, el cual mediante el Espíritu eterno se ofreció a sí mismo sin mancha a Dios, limpiará vuestras conciencias de obras muertas para que sirváis al Dios vivo?

Hebreos 9:14


Nuestra seguridad en Cristo resulta de "la aspiración de una buena conciencia hacia Dios" (1 P. 3:21). La palabra griega para "aspiración" se refiere a un compromiso, en este caso estando de acuerdo en cumplir ciertas buenas condiciones exigidas por Dios antes de ser puesto en el arca de seguridad (Cristo).

A las personas no regeneradas las condenan su conciencia. Alguien que pide a Dios una buena conciencia está hastiado de su pecado y desea ser liberado de la carga de culpabilidad que lleva. Tiene un temor agobiante del juicio venidero y sabe que solo Dios puede librarlo. Él desea la limpieza que se efectúa mediante la sangre de Cristo (cp. He. 10:22). Así que se arrepiente de su pecado y pide perdón.

Cuando Cristo sufrió en la cruz, el infierno lanzó toda su furia contra Él, y los impíos desahogaron su odio contra Él. Pero a través de ese sufrimiento Él sirvió como arca de seguridad para los redimidos de todas las épocas. Y como triunfalmente dio salvación mediante su sufrimiento, estamos seguros en Él.

viernes, 6 de mayo de 2011

Seguridad en Cristo


El bautismo que corresponde a esto ahora nos salva (no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios) por la resurrección de Jesucristo.

1 Pedro 3:21


Así como el diluvio ahogó a todo el mundo menos a unos pocos en el juicio de Dios, así caerá sobre todos el juicio final. Pero los que están en Jesucristo pasaran por el juicio estando seguros. Estar en Cristo es como estar en el arca: "Navegamos seguros en medio de las tempestades del juicio".

El bautismo al que Pedro se refiere en el versículo de hoy está calificado por la declaración "no quitando las inmundicias de la carne, sino como la aspiración de una buena conciencia hacia Dios". El único bautismo que salva a una persona es el de la muerte y la resurrección de Jesucristo. Los creyentes mueren y son sepultados con Cristo debido a su unión con Él, y salen después al nuevo mundo de su resurrección.

El arca de Noé fue como una tumba; quienes estaban en ella murieron a su viejo mundo cuando entraron. Cuando salieron de ella, experimentaron algo parecido a una resurrección al entrar en un mundo nuevo. Eso, nos dice Pedro, es semejante a la experiencia de todo cristian espiritualmente entramos en Cristo y morimos al mundo del que vinimos, y un día resucitaremos a un mundo nuevo y a una vida nueva.

jueves, 5 de mayo de 2011

Ilustración de la salvación


Esperaba la paciencia de Dios en los días de Noé, mientras se preparaba el arca, en la cual pocas personas, es decir, ocho, fueron salvadas por agua.
1 Pedro 3:20


Génesis 6:9 hasta 8:22 cuenta cómo Noé y su familia fueron librados del diluvio. Fueron los únicos que creyeron la advertencia de Dios de la venidera catástrofe mundial. Como resultado, toda la humanidad se ahogó en el juicio, menos ellos.

Noé predicó la justicia de Dios durante los ciento veinte años que le llevó construir el arca. Como tenía el tamaño de un moderno trasatlántico (Gn. 6:15), de seguro que llamaba la atención. Pero debe de haber sido desalentador construir el arca y predicar su significado durante más de un siglo, pero lograr que le creyera solo su familia inmediata.

El tremendo esfuerzo de Noé se invirtió en construir un barco que luego usó durante un año, pero aquellas ocho personas estuvieron a salvo del juicio de Dios cuando llegó. El arca les sirvió de refugio del juicio universal de Dios. ¡Qué ilustración tan gráfica de la salvación!

miércoles, 4 de mayo de 2011

CJ Mahaney: Nuestro Divino Sustituto

Citas


Dios no envía a ninguno vacío, sólo a aquellos que están llenos de sí mismos.

Arrebatada la victoria de las garras del infierno


Ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar.
Génesis 3:15


Desde principios de los tiempos Satanás y sus secuaces han estado en guerra con Dios. Vemos ese conflicto cósmico muchas veces en las Escrituras (p. ej., Job 1; Dn. 10:13). Después del aparente triunfo de Satanás en causar la caída de la humanidad, Dios predijo su final destrucción por el Mesías, que triunfaría finalmente a pesar de un aparente revés (Gn. 3:15).

Como resultado, Satanás trató de destruir el linaje mesiánico destruyendo al pueblo de Dios. Cuando eso fracasó, trató de matar al Mesías niño (Mt. 2:16-18). Cuando eso no dio resultado, trató de corromper al Mesías (Mt. 4:1-11). Al fracasar en ese intento, instigó a las multitudes para que lo mataran. Incluso trató de asegurarse de que el Mesías no pudiera salir del sepulcro.

Se ha dicho que el infierno debe de haber estado en medio de su carnaval cuando llegó Jesucristo. Es probable que estuvieran celebrando la victoria que con tanto esfuerzo habían tratado de alcanzar, pero quedaron abruptamente desilusionados.

martes, 3 de mayo de 2011

Artículo: Ama a tus enemigos


Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, y orad por los que os persiguen; para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, Mateo 5:43-46

La Noticia

Anoche se dio la noticia de que Osama Bin Laden había muerto en un tiroteo en Pakistán. Los reportes de la noticia consistían en comentarios, imágenes de archivo de Bin Laden y estadounidenses celebrando. Aunque celebrar puede parecer como lo que debemos hacer, como cristianos, debemos considerar cómo nos relacionamos con la muerte de los malhechores.


La Realidad

Osama Bin Laden merece la muerte y la condenación eterna. Y tú también.

Los titulares de las noticias recientes tienen enormes implicaciones políticas y globales. Claramente, aquí hay un gran espacio para la discusión de cómo Romanos 12 y 13 se aplica a la situación. Pero también hay respuestas emocionales procedentes de los corazones de millones y millones de personas. Eso es lo que queremos abordar aquí.

Así que a la luz de Mateo 5:21-22, los cristianos debemos entender que hay en nosotros más de lo asesino y detestable como es Osama, que de lo perfecto y santo como es Dios. Todos nosotros somos culpables de traición contra Dios y de pecar contra el prójimo. Pero debido a la obra de Cristo, Dios tiene misericordia radical de sus enemigos que se arrepienten.

la declaración de Jesús en Mateo 5:43-46 es impactante por sus expectativas radicales. Ya somos culpables de violar la ley de amar a Dios y amar a nuestro prójimo. ¿Cuánto más no logramos el llamado radical de Jesús de amar a nuestros enemigos? Esto debería llevarnos al arrepentimiento. Y cuando nos arrepentimos, Dios siempre da el perdón y la gracia.

Por lo tanto, parte de nuestra respuesta debe ser el agradecimiento a la misericordia que recibimos en la cruz cuando Jesús murió la muerte de un asesino en nuestro lugar.


El Sermón del Monte

Jesús predicó el Sermón del Monte a judíos que habían recibido mas opresión que lo que los estadounidenses de hoy pueden siquiera imaginar. Treinta años luego de que el rey ordenara la ejecución del hijo primogénito de todos, Jesús los llama a amar a esa gente.

Escandaloso.

¿Cómo es posible que Dios les ordenara amar a estos maniáticos genocidas?


¿Venganza o justicia?

Examínate a ti mismo y pregúntate: "¿Estoy en busca de venganza o estoy agradecido por la justicia?" Los dos pueden parecer similares en la superficie, pero a nivel del corazón son dos cosas muy diferentes. La venganza es contraria al Evangelio.

Por lo tanto, podemos estar agradecidos de que Dios es justo, y podemos estar muy agradecidos de que Dios es misericordioso.


La tensión y la respuesta

La respuesta cristiana adecuada reside en la tensión de estos versos:

Proverbios 11:10 En el bien de los justos la ciudad se alegra; mas cuando los impíos perecen hay fiesta.

Proverbios 24:17 Cuando cayere tu enemigo, no te regocijes, y cuando tropezare, no se alegre tu corazón.


Estos versos provocan una mezcla de emociones: la alegría de la justicia aplicada y la tristeza por la realidad de la destrucción. El alivio que acompaña a la noticia de la muerte de Osama debe entenderse sin venganza (Deut. 32:35), pero templado con pesar por la muerte de una imagen, portadora de Dios.

Tomado de The Resurgence

Proclamación de la victoria


Fue y predicó a los espíritus encarcelados.
1 Pedro 3:19


Cristo fue a predicar un triunfante sermón antes de su resurrección el domingo por la mañana. El verbo "predicó" en el versículo de hoy se refiere a hacer una proclamación o anunciar un triunfo. En los tiempos antiguos, un heraldo iba delante de generales y reyes en la celebración de victorias militares, anunciando a todos las victorias que se ganaron en la batalla.

Eso fue a hacer Jesucristo; no a predicar el evangelio, sino a anunciar su triunfo sobre el pecado, la muerte, el infierno, los demonios y Satanás. No fue a ganar almas, sino a proclamar la victoria sobre el enemigo. A pesar del injusto sufrimiento al que lo sometieron, Él pudo anunciar la victoria definitiva sobre el pecado y la muerte para usted y para mí.